¡Dios Sabe!


¡Quien se humilla será enaltecido, quien se deja adiestrar por el manso y humilde de corazón dominará los escenarios más adversos! Humillarnos ante el Señor significa reconocer que somos carne y hueso, sujetos a pasiones, que tenemos debilidades, que podemos fortalecerlas y aprender de ellas sólo si Dios interviene; la carne puede ser fortalecida por el espíritu. Dios es quien sabe cómo ayudarnos a no caer prisioneros de nuestras pasiones o las pasiones de otros; de sentimientos, voluntades volátiles, y no ser gobernados por deseos engañosos, ni por nuestra inteligencia limitada, ni siquiera por nuestras circunstancias. Humillarnos es bajar nuestra cabeza para que la sabiduría de Dios nos conceda la corona de seguridad y verdad, y que podamos levantarnos airosos con dignidad y confianza!

#devocionales

1 vista

Entradas Recientes

Ver todo

Inmunes al fracaso

ROSAS PARA EL ALMA Lucy Cosme  | 28 octubre, 2020 Muchísimas veces en tiempos rudos somos desafiados a hacer algo por primera vez, algo que muchos esquivan, pero que has nacido para enfrentar, desde

Hágase tu oración

ROSAS PARA EL ALMA Lucy Cosme  | 27 octubre, 2020 Dijo Jesús que cuando oremos pidamos que como está en el cielo se haga en la tierra, y esa palabra “está” deja bien claro que ya hay en existencia mu

¡Corrientes vivas!

26 octubre, 2020 Si Dios muestra Su amor como una luz que no se extingue, ¿quiénes somos nosotros para no amar en todo momento? Con su ejemplo, nos hizo evidente que el amor como tal, ante todo se dem