¡Corrientes vivas!

26 octubre, 2020


Si Dios muestra Su amor como una luz que no se extingue, ¿quiénes somos nosotros para no amar en todo momento? Con su ejemplo, nos hizo evidente que el amor como tal, ante todo se demuestra, se comparte y se compromete, vuelve a renacer en los cauces del dolor, se justifica en la entrega total, se magnifica en las arenas de la lucha, se expone en la amistad sin tregua, perdona lo imperdonable y se impone en el terreno de lo imposible. Amar es el mayor desafío de la vida, la mejor aventura y la misión más noble. Implica grandeza, sinceridad y propósito y una vida que le dé sentido a sus corrientes vivas, esas por donde Dios mismo se deja sentir.

Entradas Recientes

Ver todo

¡Para todo hombre!

Lucy Cosme | 27 noviembre, 2020 Algunos niños se hicieron hombres cuando la hambruna de la noche les carcomió la mañana. Algunos hombres se hicieron fuertes cuando tuvieron que dejar de lado sus sue

¡Lógralo!

Lucy Cosme | 24 noviembre, 2020 Es preciso que hoy tomes la decisión de seguir, seguir y seguir, porque largo camino te resta, dejar las pisadas pesadas que arrastran hojarasca y marchar a paso redo

¡En todo tiempo!

Lucy Cosme | 17 noviembre, 2020 La constancia en la vida espiritual es primordial para llevar el nivel de fruto que Dios demanda de nosotros y recibir guianza divina para encarar los retos de nuestr